sábado, 5 de febrero de 2011

Sobre Mourinho y ...

No descubro América si os cuento todo lo que este hombre ha ganado, sobre su palmarés espectacular,etc (además siempre que puede él se lo recuerda a quién lo olvide) ;cosa que me parece perfecta porque si eres el mejor y lo sabes, presume de ello.


En este mundo de bandos, de mentalidades enfrentadas y demás, unos escogen esto y los otros lo otro. Pues bien, al igual que escogí ser “Alonsista”, escogí ser “Mourinhista” (epítetos más que otra cosa). He dicho ya en alguna ocasión, que para mí hablar de Fernando es hablar también de Mourinho y viceversa.

Son muy parecidos (o al menos para mí) ambos son ganadores natos, luchadores, líderes, campeones, insultántemente inteligentes y atractivos, polémicos...y me quedan muchos más adjetivos, pero para eso se inventaron los puntos suspensivos.


Son dos personas de las cuales se dice que provocan amor u odio, personas capaces de dividir a un país entero (antialonsistas o antimourinhistas). Cuándo elegimos a nuestro líder, elegimos más que eso. No es sólo una persona, no es alguien normal y corriente como dicen otros. Detrás de ellos hay mucho más. Una filosofía, unos valores, unas creencias, unas habilidades, una personalidad, una fuerza, una energía, una atracción, unos sentimientos...

Estos dos hombres encarnan unos valores sublimes ya mencionados y explícitos, otros implícitos y ocultos. He ahí lo apasionante de estos hombres, lo que hay detrás, más allá de las apariencias oficiales.
Hombres polémicos decía yo. Por su carácter, su forma de ser. Arrogantes, chulos, provocadores, engreídos,egocéntricos, egoístas... eso es la apariencia señores y acaso no se saben el refrán: “las apariencias engañan”.


Hombres con diferencias. Fernando no cree en Dios, pues dice que esa es su elección. Mourinho es muy católico y dice "rezo mucho, soy católico, creo en Dios e intento ser buena persona de modo que Él pueda dedicarme un poco de su tiempo para darme una mano cuando lo necesito".


Tras el partido de vuelta de las semifinales de la Champions League en la que el Inter de Milán venció al F. C. Barcelona, Mourinho se dirigió a la capilla que tiene el estadio Camp Nou en el túnel que comunica los vestuarios con el césped. Allí rezó y dio gracias a Dios por la victoria conseguida por su equipo ante el último campeón de esta competición.

Tal es su fervor por la religión católica que el pasado 3 de mayo en la visita privada que los directivos y cuerpo técnico del Inter de Milán realizaron al Vaticano, el entrenador rezó durante durante unos minutos en la Capilla Sixtina. Tras ello, compró una treintena de crucifijos que regaló a futbolistas y empleados del club.

¿Les parece esto propio de una persona cruel y fría? Pues yo me derrito, me encanta (yo también creo y mucho en Dios. Otra cosa más que tenemos en común).


El caso es que todo aquel que los ha conocido en la intimidad, en el día a día, sólo habla maravillas de ellos. Entonces ¿que pasa? ¿toda esa gente miente?; lo dudo muchísimo.
Para mi desgracia y sufrimiento no les conozco en persona y mucho menos en la intimidad (no será por falta de ganas) pero yo también he sabido ver lo oculto.


El secreto está en mirar con el corazón, en mirar a través de sus ojos, en saber escuchar y comprender sus palabras. Porque os aseguro que con estos hombres se aprende y mucho.
Afortunados nosotros que tenemos esa virtud. Como ellos, queridos y amados con todas sus virtudes y sus defectos. Virtud y defecto que no es otro que la sinceridad. Porque como diría el CAUTIVADOR: “No soy un provocador, es el mundo, que es hipócrita”.

2 comentarios:

  1. Hay muchos que no perdonan el éxito y hay quienes alimentan eso desde sus lugres de opinión, pero debemos analizar desde lo que vemos, no desde lo que cuentan y vemos gente de carácter, tremendamente trabajadora que auna a sus cualidades el pulir las mismas con trabajo constante, no se conforman, exigen y dan,encima no les perdonan una y a otros a los que si halagan se las pasan todas, no importa el carácter, trabajo, cualidades en general y constancia lo suguen teniendo, besos Mónica!

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que nosotros sabemos ver lo que importa,un abrazo Silvo ^^

    ResponderEliminar